¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +

13.- You Do Know That Love Involves Much, Much More than Kissing.

(Sabes Que Amor Implica Mucho, Mucho Más que Besos…)

*-*

-Oh sí, fue de hecho algo totalmente terrible , Sr. Kaulitz- Bill dice en voz baja mientras mira a Tom desde su posición de descanso, pensando en la noche de hace casi una semana cuando tuvo esa platica improvisada con Gustav, el sobre protector hermano mayor de Florence.

Él no estuvo asustado completamente, sólo tuvo un poco de miedo por la amenaza.
Gustav prácticamente le ha advertido que si no se casa con su hermana, entonces podría decirle adiós a su vida, básicamente.

Bill tiembla ligeramente a pesar de la brisa tibia que besa su piel en los días finales de la primavera pues el verano está llegando rápidamente. Es un día adorable. El cielo está limpio, y el sol está alto en el cielo, iluminando con sus rayos dorados a la tierra que está debajo. No es uno de esos días aburridos donde todo parece estarse moviendo en cámara lenta porque algo realmente importe.

Y Bill Trümper y Tom Kaulitz están usando el día como ventaja, sólo están disfrutando estando en la presencia del otro.
No tienen algún asunto en el que necesiten estar o tienen tareas que realizar.
Tiene el día entero para relajarse en compañía del otro.

-Sólo puedo imaginarme- Tom dice por lo bajo mientras mira a Bill, encontrando sus ojos para sonreír suavemente.
Están escondidos en una pradera que clama por una buena podada, la hierba es muy alta y excelente para esconderse.
Es el lugar perfecto para sus pequeños encuentros que el resto del mundo no entendería en este tiempo.

Tom está sentado con sus piernas extendidas frente a él, y Bill yace perpendicular a él, reclinado sobre la tierra y su cabeza descansando en el regazo de Tom. La hierba alta les rodea a ambos mientras platican de lo que ha pasado los últimos días. Desde que Bill huyo aquella noche, Tom le ha estado dando su espacio y distancia para que lidie con ese pedazo de conocimiento aprendido en la casa Kaulitz.

Pero después de la cuarta noche de quedarse dormido con el sentimiento de que algo falta entre sus brazos, Tom finalmente se desesperó.
No podía funcionar correctamente con la pregunta constante en su mente de si Bill está bien o simplemente se aterro viendo esa fecha. Quedándose dormido por la noche con su mente preguntándose, Tom sólo podía imaginar lo peor. Él sigue viendo imágenes en su mente de un deprimido y confuso Bill haciendo algunas cosas locas. Algunas veces su mente iba tan lejos como para sugerir suicidio.

Y eso fue el colmo.
No podía sentarse por ahí y esperar con su sobre-imaginativa mente mucho más.

Así que él fue a la ahora muy familiar parte del parque con el poste en la tierra, enroscó sus dedos alrededor de la manija en posición adecuada y la agitó para viajar 100 años al pasado. Cómo funciona es aún un extraño misterio para él y Bill. Ellos sólo agradecen que funcione.

-Te he extrañado, Tomi- Bill dice en un suave murmullo.
Mira a Tom con una sonrisa torcida, parpadeando para alejar las lágrimas antes de que caigan desde sus ojos húmedos.
A veces se sienten tan débil, dejando que sus emociones le superen de esa manera.

Tom sonríe y recorre con sus dedos el largo cabello de Bill, peinando los largos mechones.
-Sólo han sido 5 días. Tom responde, sorprendido de oír su voz quebrarse mientras se da cuenta que las lágrimas en los ojos de Bill están reflejadas en los suyos.

Bill suspira y rueda ligeramente sobre su costado de tal manera que puede tener una mejor vista de Tom y se arrima un poco más cerca.
-Lo sé- Dice- pero se siente como si fuera más que eso- pasa una mano apresuradamente por sus ojos.

-Pero ahora estoy aquí- Tom le consuela y mueve su mano desde el cabello de Bill hacia los brillante ríos que comienzan a caer de los ojos de Bill, silenciosamente cayendo desde las esquinas de sus ojos. Bill le sonríe a Tom, una sonrisa cerrada, pero es una sonrisa después de todo –También te extrañe- Agrega suavemente y se agacha para presionar sus labios contra la frente de Bill.

-¿Lo hiciste?-Bill pregunta avergonzado, abriendo sus ojos cuando siente a Tom alejarse de su frente.
Levanta su mano derecha y con su dedo índice recorre uno de los lados del rostro de Tom.

Tom sonríe y regresa sus dedos al cabello de Bill, recorriéndolo –Claro que lo hice- Aclara.
-Siempre te extraño- Tom dice con tono suave, entendiendo que eso es verdad.

-¿Siempre?- Bill pregunta y pone la mejilla de Tom en su mano.
Tom acaricia esa mano ligeramente y asiente en respuesta –Siempre significa cada vez que estamos apartados-

Bill sonríe para si mismo, su corazón hinchándose ante las palabras de Tom.
Nunca ha tenido a alguien que se preocupe tanto por él en toda su vida.
Y ahora alguien lo hace.

-¿Realmente me extraña tan seguido, Sr. Kaulitz?- Bill pregunta curioso, reafirmando los sentimientos de Tom.
Tom sonríe ante la pregunta de Bill, amando la manera que Bill aún insiste en llamarlo por su apellido de vez en cuando.

-Lo hago- Tom responde con una sonrisa.
Para sellar sus sentimientos, se agacha y junta sus labios con los de Bill en un suave beso, nada mayor.
Y mientras Tom  se separa, no puede contralar la sonrisa que aparece en su rostro y parece quedarse en ese lugar.

Él me ama, el pensamiento corre por la mente de Bill un par de veces hasta que su cuerpo lo registra. Su corazón comienza a latir un poco más rápido mientras mira los ojos de Tom y  nunca se ha sentido más amado en toda su vida que cuando mira a los ojos del chico junto a él.

Él ha sido incapaz de casarse los últimos años porque declina todas las ofertas, insistiendo que espera por el amor.
Y ahora que lo ha encontrado, no puede evitar preguntarse si es un error.
No solamente su amor es por un muchacho, si no que él es… del futuro, Bill termina sus pensamientos.
Su rostro cae ligeramente, la sonrisa borrándose de sus labios.

-¿Qué sucede?- Tom pregunta despacio, hablando como si estuvieran en una librería, como si hablando demasiado fuerte la paz se rompiera.
Frunce el celo mientras nota la mirada confundida en los ojos de Bill.

Pero en lugar de responder con un pensamiento angustiado, la sonrisa de Bill regresa completa. –Nada- le asegura a Tom sonriendo más brillante –Algunas veces me toma algunos segundos que mi mente se adecue a la idea de que eres del futuro- Termina con una muy, pero muy suave voz, no más fuerte que el chillido de un ratón.

-Oh, ya veo- Tom dice con una pequeña risa -¿Y eso es un problema?-

-Claro que no- Bill responde con una sonrisa. Se ríe y mueve su mano de la mejilla de Tom de regreso a su cabeza, lentamente agachándolo para que sus labios puedan encontrarse en un aún ligero beso.

Es un beso de los del tipo suave, con sus bocas aún cerradas y sólo la piel de sus labios encontrándose como las piezas de un rompecabezas infantil, poniendo dos y dos juntas para formar una. Tom yace sobre Bill, encorvándose para una mejor posición mientras sonríe dentro del beso. No sabía que podía tener tanta satisfacción con tan pequeña acción, pero puede. Al menos puede con Bill.

Nada entre ellos tiene que ser demasiado extremo o agresivo, o al menos tan lejos, eso es.
Por ahora, pequeños y suaves besos son más que suficientes  para volverlos locos y anhelantes por más hasta su próximo encuentro.

-Tomi- El nombre sale de la boca de Bill en un suspiro, mezclándose con la brisa del final de la primavera mientras se separan una vez más. Tom hace contacto visual para mostrar que está escuchando, así que Bill continua sin una respuesta verbal –Te amo- agrega suavemente, sonriendo mientras las palabras salen de sus labios, sonando  más correctas dichas en voz alta que en su mente.

Tom sonríe y atora un mechón de cabello de Bill detrás de su oreja.
-También lo amo, Sr. Trümper- Responde con un tono humorístico, dejando un casto beso en la punta de la nariz de Bill mientras acomoda la cabeza del pelinegro en su regazo. Aún sonriendo como un niño chiquito quien sólo a trepado por primera vez la telaraña de acero, Tom estira su mano y toma la de Bill, entrelazando sus dedos- Yo… deseo que podamos estar juntos por siempre- Tom susurra con voz entrecortada, esperando que por una vez, sólo está vez, quizás su deseo se vuelva realidad.

Pero los deseos raramente lo hacen.

-Por siempre es mucho tiempo, Tomi- Bill dice calladamente, aunque él  fantasee con el pensamiento. –Aunque ¿A qué para siempre te refieres?- Pregunta curioso, moviendo su cabeza ligeramente de lado.

Tom piensa acerca de eso por un minuto o algo así, antes de responder con una sonrisa traviesa –Al mío- Dice simple y seguro.

-¿El tuyo?- Bill se sienta y gira su cuerpo para mirar a Tom -¿Por qué el suyo, Sr. Kaulitz?-

Tom sonríe y aprieta un poco más la mano de Bill mientras su sonrisa luce grande y brillante ante el muchacho de cabellos negros junto a él.
-Porque mi para siempre es probablemente 100 años más largo que él tuyo-

Bill se ríe entre dientes ante el razonamiento.
No es que el por siempre de Tom sea 100 más largo, meramente comienza 100 años en el futuro.
-¿Es eso, Sr. Kaulitz?- Pregunta con una sonrisa misteriosa.

Tom sonríe y se desliza un poco más cerca de Bill, poniendo al muchacho sobre su regazo mientras junta sus labios por un corto beso más rudo que el anterior.-No sabes que tanto daría para que vinieras y vivieras con migo por siempre- Tom susurra contra los labios de Bill, tratando de retener sus emociones mientras siente a Bill sonreír ante sus palabras.

-¿Es eso una oferta?-

-Es más que una oferta- Tom responde mientras deja un beso en la mejilla de Bill, deseando poder cargarlo y llevarlo a casa con él por hoy, pero Bill se tensa momentáneamente. –es una petición y una oferta- Tom dice y agrega con voz suave y sedosa –Pero no hasta que estés listo-

-¿Hasta que esté listo?- Pregunta mientras un escalofrió recorre su cuerpo. Nunca ha pensado en ir al tiempo de Tom. Él tiene una vida aquí, con su familia. Él no podría simplemente levantarse e irse con un simple adiós y decir “¡Me voy al futuro!” Ellos no entenderían. Nadie lo haría- Pero ¿qué hay de mi familia?- Bill pregunta mientras aleja su cabeza de los labios distractores de Tom.

-¿Qué hay con ellos?-

-No puedo sólo dejarlos, Sr. Kaulitz. Ellos me necesitan…-

-Bill, ¿Qué estarías haciendo si te casas? Los estarías dejando atrás, ¿o no? No es diferente a eso- Tom reclama.

-Pero- Bill comienza y mira hacia el suelo, dejando que sus ojos se desenfoquen mientras compara las dos cosas –son diferentes. Casarse y huir hacia el futuro son dos cosas muy diferentes-

Tom se ríe y enreda sus brazos alrededor de la cintura de Bill, obligándolo a que recueste sobre él.
-Muy diferente- Repite las palabras del otro y juguetonamente hunde su nariz en el cabello de Bill, oliendo la esencia de su cuello. Sonríe ante las sensaciones que la esencia envía a través de su nariz –Una envuelve a una chica que probablemente es un completo fastidio, mientras que en la otra tienes a algún delicioso y guapo muchacho con rastas- Tom continua y deja un camino de besos desde el la frente hasta la oreja de Bill, haciéndolo temblar y reírse debajo de aquel toque.

-¡Tomi!- Grita, completamente olvidado su dilema de las posibilidades del futuro.

-Oh, correctísimo- Tom susurra en su oído, sonriendo mientras juega con él- Ese es el muchacho con rastas que está en una de las  opciones, ¿verdad?- Pregunta riéndose, recibiendo una risa expectante de su amado.

Tal vez  Bill está ligeramente asustado por la posibilidad de correr y escapar al futuro, a pesar del hecho que se le estaría dando la oportunidad de estar vivido con Tom. Pero en este punto, Tom no lo obligará a nada que no desee hacer. Aunque espera, al final, que ellos terminen juntos, no importa en cual periodo de tiempo tengan que vivir.

Pero afortunadamente, la idea ahora está dicha.

**

-Entonces, Señorita Florence- Bill comienza con un ligero tono, tratando de hablar con la chica que camina junto a él como si fueran amigos. Es un linda chica, y el no quiere hacerle daño alguno en lo absoluto. Especialmente después de la plática con su hermano, pero no ve como sería capaz de vivir sin lastimar a Florence en el futuro. No quiere casarse con ella. Para él, es casi el equivalente de ser vendido como esclavo.

-¿Sí?- Responde con voz dulce, girando su cabeza para mostrarle que tiene su completa atención.
Ellos están caminando por el pueblo en lo que sus padres piensan será una cita romántica, aunque es todo lo contrario.
Estos dos mucho más que discutir las torturas del matrimonio, hablan de su propia perspectiva.

-Ahora dígame- Bill continúa suavemente, caminando con sus manos detrás de su espalda. No quiere que sus manos accidentalmente choquen.
-¿Por qué una dulce y hermosa mujer como usted no querría casarse?- Bill la mira justo a tiempo para ver sus mejillas cubrirse de un adorable tono rosado.

Si su madre no la hubiese despreciado  por encogerse de hombros como un niño, ella se encogería de hombros en lugar de hablar, pero ella abre la boca.
-No quiero sentirme atada, Sr. Trümper- comienza como si se hablara a ella misma en lugar de al chico junto a ella. –No quiero ser la tradicional esposa y casar a algún hombre aburrido y ser forzada a darle tres hijos. Ese no es el tipo de vida que quiero, Sr. Trümper-

Bill gira su cabeza y la mira sólo para ver sus ojos centelleando ante el pensamiento de lo que realmente quiere hacer con su vida. Ella está sonriendo dulcemente y parece como si no quisiera retener y atrasar más sus planes de vida -¿Y qué tipo de vida quiere?- Bill pregunta suavemente.

Florence vacila visiblemente por un segundo y gira su cabeza para mirar por donde está caminando. Su rostro se apaga mientas comienza a decir sus sueños con una voz pequeña, sonando casi asombrada de sus pensamientos –Sr. Trümper, no quiero vivir en una casa, educar hijos y cocinar la cena, y lavar los platos y limpiar la casa por el resto de mi vida. ¡Quiero viajar por el mundo! ¡Quiero tomar un barco y atravesar el océano hacia esa maravillosa América de la cual los periódicos siempre hablan! Quiero ir a diferentes países y conocer gente que hable lenguajes completamente diferentes al mío. Quiero ver todas las culturas diferentes del mundo, y ver cómo le hacen en situaciones como el matrimonio-

Para el final de su pequeño discurso, su voz está llena de deseo y emoción y es obvio que el matrimonio no es la tarea principal de su lista de “cosas que hacer”. Bill sonríe ante cuan honesta está siendo ella, no muchas chicas siquiera murmurarían sus sueños y van en contra de los principios de la sociedad moderna.

-Y Señorita Schäfer, no quiero retenerla- Dice honestamente.

**

-¡Tomi, estás aquí!- Bill casi chilla mientras corre a través del jardín hacia el chico de rastas parado con una mano en la pipa de agua. Sonríe mientras lo alcanza y toma la mano de Tom, jalándolo con él fuera del jardín y dentro de un santuario escondido entre los árboles.

Tom no puede evitar sonreír mientras le permite a Bill jalarlo dentro del denso bosque al final de la residencia Trümper.
Sólo han estado apartados por cuatro días esa vez y ya se siente como si hubiera sido un mes.
Y el afán de Bill sólo se nota más cuando Tom realiza que olvido por completo traerle un cambio de ropa.
Pero supongo que la ropa del siglo XXI de Tom no importa mucho realmente cuando están escondidos del resto del mundo de los principios del siglo XIX.

Alcanzan un pequeño espacio entre los árboles y Bill se detiene en medio de un paso y se gira para encarar a Tom. Sonríe dulcemente y se niega a dejar ir la mano de Tom –Lo extrañe-

Tom da un par de pasos para cerrar la distancia entre ellos y jala su mano para liberarla de la de Bill y poder acunar su cara con sus manos –Siempre me extrañas ¿no es así?- Pregunta mientras acerca sus labios a los de Bill en un muy deseado beso.

El beso se profundiza, mucho para la sorpresa de Tom, y Bill incluso abre sus labios y deja a Tom entrar.
No es la primera vez, pero es muy rara la ocasión que sus besos van más allá de labios sobre labios.
Pero hoy, es evidente que Bill realmente extrañó a Tom.

-¿Qué se te ha metido?- Tom pregunta juguetonamente cuando se separan.

Bill se sonroja mucho y baja su cabeza ligeramente avergonzado-Yo…lo siento, Sr. Kaulitz, no era mi intención ser tan agresi-

Tom ríe entre dientes y coloca otro beso en los labios de Bill.
-No te disculpes- Dice después de separase casi una pulgada.
-Como que- Besa la mejilla de Bill- me gusta-

Bill se ríe suavemente y por una vez lleva sus labios a los Tom en lugar de al revés.
-¿Le gusta, Sr. Kaulitz?- Pregunta con voz ronca mientras atrae a Tom para que se siente en el suelo a su lado.
Sus piernas estaban poniéndose un poco temblorosas en las rodillas, después de todo.

-Mmhmm- Tom murmura brevemente antes de atacar los labios de Bill en un beso delicioso, sin miedo a ser demasiado agresivo mientras siente a Bill poniéndole el mismo empeño.
Están necesitados de besos, comenzando a ir más profundo aunque no parece que pueden llegar más allá de la superficie.

Comenzando a sentirse un poco cansando de sólo labios, Tom se mueve y deja un camino de ligeros besos desde la boca del muchacho de pelo negro, a través de su mejilla y hacia su cuello donde cierra sus labios para una larga estancia, chupando y mordiendo la suave y virginal piel bajo sus dientes. Devora a Bill, amando el hecho de que nunca nadie ha recibido la oportunidad de hacer tales cosas a esta criatura tan pura. Él es el primero, y ruega por ser el último.

Bill tiembla debajo de los hambrientos lengüetazos de Tom y cierra sus ojos mientras deja que su cuerpo entero se estremezca y caiga flojo en los brazos de su salvador. Su boca se abre cuando Tom ataca su cuello con labios habilidosos, luciendo como si hubiera hecho esto antes, aunque Bill no podría importarle mucho ahora. Nunca ha sentido nada tan satisfaciente en toda su vida.

Tom sonríe contra la piel de Bill, notando que probablemente deje una marca en la piel de este muchacho que está tan limpia como un lienzo.
Bill, como sea, está completamente inseguro de que hacer en este punto más que disfrutar mientras deja que Tom continúe con su trabajo.

-Tomi- Bill dice casi sin aliento mientras se agarra de los hombros del de rastas, presionando sus uñas a través del material de algodón de la playera de Tom. El muchacho muerde un poco fuerte la piel de su cuello, y Bill no puede evitar el recuerdo que recorre su mente de cuando era un niño y los otros niños estaban discutiendo alguna historia ridícula sobre un vampiro. Se estremece bajo los dientes de Tom.

Después de incontables minutos, Tom se retira y le sonríe a Bill, amando la manera en que ha hecho que los párpados de Bill caigan sobre sus ojos llenos de lujuria. Minutos antes, Bill no quería más que pequeños e inocentes besos. Ahora es evidente que quiere, o mejor, necesita más.

-Sabes- Tom comienza mientras se mueve sobre sus rodillas y se arrastra, verticalmente, hacia Bill, sonriendo tímidamente.
-No eres una estatua- Dice y presiona sus labios contra los de Bill en un beso peligroso, tomando ventaja de la ligereza de Bill para empujarlo gentilmente hacia atrás hasta que yace en el piso cubierto de hierba de su santuario secreto entre los árboles y pasto. Soportando su propio peso pulgadas arriba del cuerpo reclinado de Bill, continúa con voz gentil –También te puedes mover-

Bill se ríe ligeramente ante la comparación y entrelaza sus dedos detrás del cuello de Tom, sonriendo dulcemente y sintiéndose un poco más con confianza, aunque el rubor esparcido por sus mejillas prueba otra cosa. Tirando ligeramente, jala la cabeza de Tom para un beso rudo.

Cuando se separan, Tom se sienta con su espalda derecha, sobre sus muslos mientras se sienta a ahorcadas sobre Bill. No esperando gastar un precioso minuto de su tiempo juntos, desesperadamente jala de las extremidades de su larga playera hacia arriba y sobre su cabeza para aventarlas un par de metros a lo lejos, sin importarle donde caen.

Gira su atención de regreso a Bill y sus ojos caen sobre el rostro del otro justo a tiempo para ver  la confusión en él.
-Tom, ¿qu-qué está haciendo?- Bill pregunta mientras Tom yace sobre él, su torso completamente desnudo.
Sus mejillas se sienten  más calientes de lo que nunca han estado en el pasado, volviéndose de un violento tono rojo.

-Bill- Tom dice suavemente, tratando de no reírse o sonar fastidiado –Te amo ¿sabes eso, verdad?- Pregunta y desabrocha el botón superior de la blusa de Bill, deslizándolo a través de su hoyo con dedos ágiles.

-Claro- Bill dice y frunce sus cejas ante los dedos de Tom.
-Pero por todos los cielos ¿qué tiene que ver eso con que usted desabotone mi camisa?- Pregunta con voz ansiosa y rápidamente toma los dedos de Tom y los detiene en medio de desabotonar el segundo.

Mira dentro de los ojos de Tom buscando por una respuesta, confundido de que significa todo esto.

Tom suspira y agacha su cabeza.
-¿Bill?- pregunta en silencio y lo mira a los ojos, dejando ir el botón que está entre sus dedos. -¿sabes que amar incluye mucho más que besos… cierto?-

Bill se sonroja una vez más pero asiente como respuesta.
Sabe qué pasa cuando dos personas se aman.
Su padre le habló de eso hace un año o más, sermoneándolo a pesar de lo incómodo de la situación.
Y ha escuchado su parte equitativa de detalles por otros compañeros de la escuela.
No es extraño en el tema, aunque personalmente nunca antes ha tenido sexo.
-Pero Tomi, ¿cómo haríamos… eso?- pregunta con tono apenado, volviéndose del color de un tomate.

Tom se sonroja ligeramente, también, y sonríe suavemente mientras se acerca para colocar besos de mariposa sobre los labios de Bill.
-No te preocupes por eso- Dice- No estoy preocupado por eso hoy. Puede esperar hasta que estemos listos, ¿cierto?- Bill asiente y muerde su labio ansioso –Por lo pronto –Tom continua con una sonrisa- Justo ahora, sólo quiero verte- explica y roza su nariz con la de Bill- ¿Así qué está bien?- Pregunta sentándose otra vez sobre sus rodillas y dirigiéndose a la blusa de Bill.

Bill asiente y trata de no sonrojarse otra vez, pero no puede controlarlo.
Sus mejillas se oscurecen mientras deja a Tom desabrochar su camisa y revelar la parte superior de su cuerpo a otros ojos.

Tom deslizo el último botón a través de su agujero, Bill se remueve y ayuda quitar su blusa de sus brazos mientras la avientas hacia algún lado cerca de la playera descartada de Tom. Regresando su completa atención de nuevo al muchacho de cabellos negros debajo de él, Tom mueve sus ojos sobre el torso expuesto del Bill y una incontrolable sonrisa cae sobre sus labios.

-¿Qué?- Pregunta Bill nerviosamente después de ver a Tom sonreír de una manera que nunca lo ha visto sonreír.

Tom sale de sus pensamientos y mueve su mano para colocarla sobre la mejilla de Bill, deslizando su pulgar ligeramente contra la suave piel.

-Tú… eres hermoso- Tom dice casi con temor, sonriendo sinceramente.
Para ser honesto, se siente como si le hubieran dado permiso de ver lo increíble.

Bill sólo puede sonreír y dejar que sus ojos recorran la parte superior del cuerpo de Tom, sonrojándose mientras ve que tan tonificados están sus músculos comparados con su propio estómago plano. Pero él, también, es la persona más hermosa que ha visto nunca. Aunque Tom es el único chico que ha visto así descartando a su familia.

Sintiendo una repentina excitación correr por su cuerpo ante la perspectiva de sentir esa piel enfrente de él, su sonrisa se vuelve de lado mientras mira hacia Tom con ojos inocentes.

Bill afianza sus dedos índices en el cinturón de los pantalones de Tom y lo atrae hacia él.
-¿Qué?- Tom dice con una sonrisa mientras mira hacia los dedos de Bill.

Poniendo a Tom encima de él y uniendo sus labios en un beso húmedo, Bill dice con una sonrisa traviesa –Venga aquí, Sr. Kaulitz…-

*-*

 

Notas finales:
Promesa ^^ Disfruten
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 38 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 53 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 134 Comentarios