¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +

15.- What if He Tells Mother?

(¿Y si le Dice a Mamá?)

-¡James!- Bill exclama; sus ojos agrandándose mientras intenta salir de debajo de Tom, odiando tener que alejarse de su toque y su agarre, pero no tiene otra alternativa en ese momento. Si James hubiera quitado esa rama un momento antes o incluso un momento después, podrían estar atorados en una situación diferente, en un infierno diferente.

Pero por suerte retiro la rama en el momento en que lo hizo, afortunadamente cuando sus labios no estaban pegados uno con el otro.

-James ¿qué estás haciendo aquí?- Bill pregunta mientras rueda fuera de debajo del muchacho de rastas exitosamente, moviendo sus rodillas e ignorando el rocío mezclado con las hojas que moja las rodillas de sus pantalones.

James levanta su ceja ligeramente y camina un paso más dejando a la rama regresar a su posición original detrás de él. El sonido de las hojillas sonando con la rama es el único sonido que es escucha, mientras los tres se quedan de piedra en sus lugares.

-Escuché ruidos- James explica simplemente mientras mira de Bill a Tom y de regreso a Bill.
Su ceja se alza más en confusión ante el sonrojo que aparece en sus facciones.
Lucen culpables, ¿pero de qué?- ¿Qué estaban haciendo?- Repite otra vez con tono demasiado directo.

Tom se mueve de su posición a sus rodillas, limpiando sus manos en sus pantalones mientras roba miradas a Bill. Están arrodillados un par de metros alejados,  ambos luciendo como ladrones atrapados en acción con sus ojos enormes que no gritan más nada que “¡Culpable!” Ellos sólo ruegan por su seguridad para que James sea tan ingenuo como parece.

Bill traga con dificultad antes de responde con voz temblorosa –Me caí-

-Estábamos luchando- Tom comienza al mismo tiempo que Bill, sus diferentes historias chocando juntas en un desastre justo enfrente de sus ojos.

Ambos giran sus cabezas mara mirarse, sus ojos agrandados por el shock.

-Estábamos luchando- Bill reacomoda su historia previa para que concuerde con la de Tom, la cual sería genial si Tom no hubiera intentado arreglar su propia mentira blanca al mismo tiempo.

-Se cayó- Tom agrega simultáneamente.

Bill cierra sus ojos por un momento, mordiendo su labio para contenerse de gritar o llorar y terminar de joderse. Abre sus ojos sólo para mirar directamente a los ojos de su pequeño hermano. Él está parado con su frente aún fruncida en confusión, sus labios unidos con expresión problemática.

Tom mira a Bill y realiza que no está siendo capaz de hacer esto por sí mismo, así que habla. –Estábamos… peleando- dice lentamente, esperando que sapan lo que es eso en este tiempo- Y yo… Bill se cayó- Mira hacia el suelo mientras termina con voz temblorosa, asustado de mirar hacia arriba a pesar de la joven edad del muchacho con quien está hablando. Aunque no debería estar asustado de James; sólo tiene 8 años.

Un minuto justo de silencio pasa entre los muchachos, cada uno de ellos callado mientras una ligera brisa sopla a su alrededor y juega con las hojas para llenar de ruidos el vacío.

-Sabes que a Madre no le gusta que peleemos- Dice James con voz franca, sus brazos entrelazados detrás de su espalda mientras mira hacia abajo, directamente a su hermano. Él y Bill nunca habían luchado verdaderamente desde que su madre siempre los regañaba antes de que incluso tocaran el suelo por cualquier pelea tonta que estuvieran teniendo en el momento. Y siendo el hermano pequeño, cuando llega la oportunidad de corregir las acciones de su hermano mayor, brinca ante la oportunidad. No hay nada más glorioso que hacer a tu pariente sentirse completamente culpable y avergonzado.

Bill retiente un suspiro de agradecimiento y chupa su labio inferior mientras mira a su hermano menor.
-Lo sé- Replica suavemente- Pero ella no tiene por que saber, ¿o sí, James?-

James frunce sus cejas otra vez, lamiendo su labio inferior- supongo que no, pero la próxima vez que me atrapes haciendo algo que se supone no haga tienes que mantener tus labios sellados también, ¿de acuerdo?-

-Es lo justo- Bill acepta con una sonrisa.

-Bien- Dice James mientras comienza a balancearse sobre sus pies, aún mirando a su hermano con un poco de curiosidad rondando sus ojos. Podría fácilmente girarse y dejarlos en ese momento, y bueno, aún está plantado ahí como si hubiera algo más que decir. Después de un minuto, ladea su cabeza hacia un lado, su ceja levanta en confusión mientras pregunta -¿Pero por qué estás vistiendo sus blusas?-

El muchacho de cabellos negros se sonroja ante la pregunta, agachando su cabeza rápidamente para esconder el fuerte sonrojo.
Nunca odio la curiosidad de su hermano tanto como lo hace justo ahora.

-Él tenía curiosidad- Tom suelta, sorprendiéndolos del todo.

-¿Curioso?- Jame pregunta mientras mira al otro muchacho pararse, las rodillas de sus pantalones horriblemente mojadas con lodo y suciedad. El muchacho no puede evitar sonrojarse y mirar a otro lado mientras Tom se para, el elástico de sus bóxers sobresaliendo de sus jeans, su torso completamente desnudo- Curiosidad ¿cómo?- continua preguntando, tratando de dirigir su atención lejos del hecho de avergonzarse.

-Bien- Tom dice y caminar hacia Bill mientras continúa- Estoy seguro que mi ropa es considerar algo como… oh, ¿qué palabra usan ustedes? ¿Atroz?-

-Sí, atroz- Bill confirma mientras mira a Tom acercársele, sus ojos nunca abandonando al chico de rastas.

Tom sonríe ligeramente.

-Sí, son atroces, de acuerdo con ustedes. Y Bill estaba curioso de cómo se sentirían puestas, así que yo-

-¿Sólo le dejaste probárselas?- James pregunta con incredulidad, alzando sus cejas con escepticismo.

Tom se encoje de hombros y responde con simpleza –Sí, ¿eso es un gran problema?-

James abre la boca para responder, pero se detiene –Yo… supongo que no- confirma diciéndolo en un ligero tono agitado.

Bill libera un pesado suspiro y finalmente se levanta de sobre sus rodillas, quitando las hojas que se pegaron a sus pantalones y la parte inferior de las playeras de Tom –Bueno, ahora que está dicho- comienza para tener la atención de su hermano-.Ni una palabra de esto tiene que llegar a Mamá,  ¿correcto?-

James sigue mordiendo su labio inferior con concentración, aún mirando a los dos adolescentes con curiosidad que va más allá de lo que a ellos les gustaría. Él no es estúpido, puede decir que algo está sucediendo aquí, pero tiene ocho años, solamente es 1908, tiene una muy sobreprotectora madre, y sus jóvenes orejas nunca han escuchado de la posibilidad de dos personas del mismo sexo estén envueltas íntimamente. Nunca ha escuchado de algo así sucediendo y parece casi imposible.

Aunque caminar dentro de ese pequeño claro en el bosque y encontrarlos tan cerca, abrazándose uno al otro en maneras de las que sólo ha oído hablar, su mente no puede evitar preguntar. Le recuerda la historia que escucho platicar a uno de los muchachos más grandes de la escuela. Se estaba quejando sobre haber encontrado a su hermano y a su novia cuando ellos estaban en medio de algo. Pero la manera que había descrito a los dos sonaba muy similar a la manera en que Bill y Tom estaban agarrándose.

Y sus rostros… estaban demasiado cerca, especialmente sus labios. ¿Y por qué están sus labios tan hinchados?
Si James no supiera mejor, diría que estaban besándose, en el peor de los casos. ¡Pero ambos son hombres! Le grita a su mente curiosa, esperando que esa declaración aclare toda la confusión sin más preguntas.

-¿James?- Bill pregunta, trayendo a su hermano de regreso de sus pensamientos.

-¿Sí?-

-No vas a decirle a Madre nada de esto ¿verdad?- Pregunta y camina unos cuantos pasos hacia su pariente más joven, notando la mirada confundida en sus ojos.

Aunque a pesar de querer pregunta más, James aleja sus pensamientos y se para derecho, todo el tiempo sacudiendo su cabeza negando –No, Madre no sabrá. Me mantendré callado- Aclara con voz casi robótica.

Bill sonríe poco entusiasmado, pero su sonrisa flaquea al ver a su hermano lanzar otra mirada acusadora entre él y Tom. El ceño de James se arruga más que antes.

-¿Algo al respecto, James?- Pregunta suavemente, acercándose un par de pasos más a su hermano.

James rápidamente parpadea un par de veces, tratando de borrar la confusión. Abre su boca para hablar, pero decide que mejor no, aunque sólo repite la acción un par de veces más antes de poder encontrar su voz –Yo sólo… Yo… No- se decide- No, nada más al respecto- Se fuerza a poner una sonrisa rígida.

Antes de que Bill pueda responder James se gira sobre sus talones y hace su camino a través de las ramas densas una vez más, empujando las ramas fuera de su camino y pisando hojas muertas debajo de sus zapatos.

Mirando la espalda de su hermano desaparecer detrás de los árboles, Bill suelta un profundo suspiro y se gira hacia Tom.
-Oh por Dios- Exhala con voz rota. Camina de regreso a Tom y va a abrazarlo cuando Tom lo detiene.

-Dale ventaja- Tom explica calladamente, esperando hasta que el sonido de crujir de las hojas ya no llega a sus oídos. Sintiéndose suficientemente seguro, enreda sus brazos alrededor de Bill en un abrazo de alivio- Eso estuvo cerca-

-Demasiado cerca- Bill murmura, escondiendo su rostro en el hueco del cuello de Tom.

-Mmhmm- Tom dice y aprieta su agarre alrededor de Bill.

Se aleja un poco, sus manos agarrándose de los antebrazos de Bill para retenerlo de tal manera que puede verlo a la cara, le pregunta con voz lamentable -¿Crees que sabe?-

Bill suspira y agacha su cabeza ligeramente.
Sacude su cabeza de lado a lado con rigidez, apenas moviéndose.
-No- Dice con suavidad.

**

-¿No?- Escucha que Tom pregunta.

Mira mientras Bill sacude su cabeza otra vez, su labio inferior entre sus dientes como siempre lo hace cuando no está muy seguro de la respuesta –No, es demasiado ingenuo- Escucha a su hermano mayor decir. Su voz suena más esperanzado que certera.

-¿estás seguro?- Pregunta Tom, su voz sonando como si temblara al hablar.

Bill levanta su cabeza para mirar a Tom. Luce como si su quijada temblara, pero es difícil decirlo desde esa distancia. Y por como se ve, sacude su cabeza.

James traga con dificultad mientras mira desde su escondida posición afuera del pequeño punto en el bosque que ellos creen está escondido. Sus zapatos están en sus manos, permitiéndole moverse más calladamente a través de las hojas sin el ruidoso sonido de las hojas crujiendo.

Retiene su aliento mientras mira a Tom acercar su cabeza y dejar un ligero beso en la frente de Bill.
Su hermano parece cerrar sus ojos ante esa acción, como si se relajara inmediatamente bajo el suave toque.
Tom repite la acción y Bill abre sus ojos, mirando a Tom con una mirada temerosa. Si James pudiese ver mejor, vería el labio inferior de Bill temblar mientras trata de retener las lágrimas.

Bill baja su cabeza una vez más y mueve su mano derecha, colocándola plana sobre el pecho desnudo de Tom.
El aire se atora en la garganta de James.

Mira a su hermano mayor deslizar sus dedos a través del desnudo torso del muchacho de rastas, moviéndolos como si estuviera pintando sobre lienzo. Hace pequeños círculos contra la piel desnuda, concentrándose en sus manos más que nada. -¿Y sí le dice a mamá?- James tiene que agudizar su oído para escuchar las casi inaudibles palabras de Bill.

Los movimientos de sus manos se detienen contra Tom, esperando aprensivamente una respuesta.

Tom continua mirando a Bill, a pesar de su cabeza agachada- Él dijo que no lo haría- James le escucha decir tranquilamente.

Hay un momento de completo silencio seguido de un suspiro exasperado.
James mira con curiosidad mientras Bill levanta su cabeza lentamente, luciendo como un niño asustado enfrentando a su peor enemigo. Sus facciones están llenas de preocupación, mirando al muchacho de rastas quien lo está sosteniendo.

-Dijo que no le diría sobre nosotros peleando- La voz de Bill sale de sus labios con tono obviamente preocupado, su voz muy aguda. Suena como si estuviera al filo de las lágrimas.

James permanece tanto como puede, incluso tratando  de mantener su respiración al mínimo posible para permanecer inadvertido mientras el silencio llena el área. Sabe que están hablando de él, ahora está muy seguro de eso.

Sólo que él no está del todo seguro de lo que están preocupados de que él chismeé.
¿la ropa? No lo cree que su madre se preocuparía mucho acerca de eso, así que no puede ser.
Y la pelea, bueno, sí, Madre estaría decepcionada.

Pero ninguna es una razón tan grande para que Bill esté cerca de las lágrimas.

Tiene que haber algo más James piensa para si mismo. Realmente, sabe que hay algo más. Es lo que estaba preguntando minutos antes cuando estaba parado enfrente de ellos. Es la misma razón por la que siente la urgencia de esconderse y mirar.

-¿Entonces de que estás preocupado que le diga?- Tom pregunta suavemente, sus manos aún agarrando los antebrazos de Bill para estabilizarlo -¿cómo podría saberlo? No llego a tiempo para vernos besarnos (no nos vio besarnos, interrumpió antes de que pudiéramos hacerlo)- Tom explica en un susurro.

James se paraliza completamente, cada función de su joven cuerpo parece haberse detenido.
Su respiración atrapada en su garganta, su corazón detenido en medio de un latido, sus ojos permanecen grandes mientras mira a los dos adolescentes frente a él.

¿Besándose? Su mente se pregunta alterada.

-Pero parece saber- James escucha a Bill responder con voz temblorosa. Levanta su cabeza una vez más, encontrándose frente a frente con Tom –Sabe que algo esta pasando, Tomi, Puedo decirlo. Tenía esa mirada en sus ojos y se mantenía mirando entre nosotros como su supiera que algo no anda bien-

-¡Pero tiene ocho!-

-Lo sé, lo sé- Bill suspira otra vez, sacudiendo su cabeza y murmurando algo incoherente antes de preguntar -¿Qué pasa si le dice?-

Tom se queda callado por un momento y responde suavemente -¿Quién le creería?-

Bill sonríe ante la pregunta, sus labios curvándose hacia arriba. Incluso deja escapar una pequeña risa, riéndose como un pequeño niño.
Pero para de reírse al agregar- James es muy creíble algunas veces-

Tom suspira ante las palabras, deseando que pudiesen lidiar con eso en otro momento del tiempo. Las cosas iban tan bien y entonces James tenía que entrometerse. Un niño que apenas y conoce y ahora está poniendo una treta a los dos. Cierra sus ojos y pregunta con voz calmada -¿Crees que lo diga?-

-N-No lo sé- Bill responde sinceramente, su voz temblando.

James mira a Bill deshacerse del agarre de de Tom y caer contra él,  inmediatamente envolviendo con sus brazos al muchacho de rastas y pareciendo sostenerse de él como un salvavidas. James nunca ha visto a su hermano abrazar a alguien de esa manera desde que estaba muy, muy pequeño.

Bill comienza a sacudirse contra Tom, lagrimas y sollozos aparentemente saliendo de su cuerpo mientras lo abraza como a un enorme osito Teddy. Pero como no es un osito Teddy, Tom lo abraza de regreso, enredando sus brazos alrededor de la espalda baja de Bill y escondiendo la cabeza de Bill debajo de su barbilla.

Bill comienza a murmurar algo entre su llanto, los sonidos viniendo opacados e incomprensibles al momento que alcanza a Tom. El joven escucha atentamente hasta que puede hacer que tengan sentido los repetitivos murmullos.

-N-no quiero pe-perderte- James finalmente los entiende.

Mira a Tom dejar un ligero y cariñoso beso en el cabello de Bill, abrazándolo de una manera que James nunca ha sido, personalmente, testigo antes.

Tom aleja a Bill para poder mirarlo a los ojos y hablarle.
-No vas a perderme- le dice al hermano de James con voz certera.
A pesar de la seguridad, Bill continua llorando, y muerde su labio inferior mientras trata de detener sus lágrimas. Falla.

-Bill… Billa- Tom dice suavemente mientras limpia las lágrimas de Bill con su pulgar, embarrando el líquido salado en su mejilla. James mira el cariño intercambiado entre los dos, su quijada abriéndose desmesuradamente  mientras observa en silencio. Ve la mirada de completa determinación en el rostro de Tom. Y con esa cara Tom abre su boca y dice firmemente –Bill, nunca vas a perderme. Nunca, ¿de acuerdo? Nunca-

El labio inferior de Bill tiembla mientras levanta su cabeza hacia Tom y con ojos esperanzados pregunta -¿nunca?-

El rostro de Tom se suaviza y sus labios se curvan en una sincera sonrisa. Sacude su cabeza y repite con voz segura –Nunca-

La afirmación causa que Bill sonría a pesar de sus lágrimas y su gesto tembloroso se convierte en una completa sonrisa, mientras le sonríe a Tom quien sonríe también y se acerca unos centímetros, aún sonriendo y luciendo completamente contento mientras atrae sus labios a los de Bill, atrapándolos juntos en un exuberante beso.

Los ojos de James se agrandan del tamaño de la mitad de los dólares mientras ve a los dos muchachos compartir el beso.

Su respiración comienza otra vez, moviéndose de adentro hacia a fuera superficialmente. Su corazón duele una vez más, pero comienza a latir rápidamente, acelerándose para ganar una carrera inexistente mientras late de una manera demasiado rápida para su joven cuerpo.

Continua mirando, observando como su hermano se relaja dentro del beso compartido con otro muchacho. Luce feliz, extremadamente feliz. Parece que está enamorado, relajándose en el beso de la misma manera que una vez vio a su madre relajarse en uno de sus escasos besos con su padre.

Mira como el beso se desarrolla, sus movimientos volviéndose necesitados mientras se agarran el uno al otro y tratando de alcanzar más cuando ya no hay más para agarrase. Mira, mientras su cuerpos parecen alinearse con el otro perfectamente encajando. Mira mientras tratan de desaparece cualquier espacio entre ellos, y continúan presionando más a pesar de la ya apretada posición que ni siquiera permitiría el paso del aire entre ellos.

Mira con sus ojos muy abiertos mientras sus labios se desconectan por un milisegundo solamente para reconectarse un momento después con más fuerza que antes.

Y mira a su hermano enredar sus brazos alrededor del cuello del otro muchacho, sus manos entrelazadas pareciendo traer la cabeza de Tom más abajo permitiendo un beso más cercano. Sus ojos recorren los dos cuerpos, agrandándose mientras observa la forma en que las manos de Tom están agarradas a la espalda baja del muchacho de cabello negro, empujando sus cuerpos más juntos.

Un profundo gemido de placer alcanza los oídos de James.
Sus ojos de agrandan una vez más e inmediatamente cierra sus ojos tan fuerte como puede, apretándolos tan fuerte que no puede ver otro color que el negro.

Esto está mal, piensa.

Escuchando otro gemido opacado, toma ventaja de sus suaves sonidos y se levanta de su posición y se mueve rápidamente entre los árboles para mantenerse seguro. Estaban tan perdidos en su necesidad por el otro que sus oídos simplemente ignoraron el sonido de las hojas crujiendo mientras el niño corría lejos de su escondida posición directamente hacia afuera de su pequeña alcoba.

Mientras corre a través del jardín a la seguridad de su casa, sabe que no le dirá absolutamente nada de lo que acaba de ver.
Sabe que su madre no entendería. Y si él fuera a decirle, sabe por hecho que Tom no podría nunca ser capaz de mantener su promesa a Bill.

**

-¿Bill?- James llama a través de la pequeña abertura entre la puerta del cuarto de Bill y el marco.

-Pasa-

El joven abre fácilmente la puerta y camina dentro de la habitación de su hermano mayor, caminando calladamente mientras hace su camino. Cierra la puerta detrás de él con un suave clic.

Bill mira sobre su hombro, girando ligeramente de su posición frente al escritorio para observar a su invitado.
Sonríe de manera amigable cuando sus ojos caen sobre James, y cierra su libro sobre su escritorio para poder darle a su hermano su total atención. Arrastra su silla hasta que queda de frente a él.

No puede evitar notar la mirada familiar en el rostro de su hermano. Es la misma mirada curiosa que estaba sobre sus facciones hace justo seis días, cuando James entró en su santuario sagrado y encontró a Bill y Tom en la posición no tan inocente.

-¿algo anda mal?- Pregunta, sabiendo que hay un océano de preguntas escondido detrás de esa mirada pensativa.

James arquea su ceja, pero sacude su cabeza en un no- No, Sólo tengo una pregunta para ti- Replica y camina para sentarse en el filo de la cama de Bill, en uno de los lados.

-Está bien, ¿de qué se trata?-

-Mm, es acerca de Florence- James comienza, sonando un poco nervioso mientras su voz tiembla un poco.

Bill se pone rígido notablemente ante la mención de ese nombre, pero trata de actuar normal.
Se mueve en su asiento y espera a que James continúe.

-Tú… ¿Te gusta ella?- James pregunta  directamente después de un momento. Mira a Bill moverse de un lado a otro.

-Bueno, por supuesto, me gusta, es una linda chica- Bill responde honestamente, usando la palabra “gustar” en su significado más inexacto.

-Oh, está bien- James dice suavemente y mira hacia el piso antes de decir su siguiente pregunta- Pero ¿Planeas… casarte con ella?- Pregunta curiosamente.

Bill libera un profundo suspiro y gira sus ojos ante la pregunta -¿Madre te envió aquí para preguntar eso?-

James se ríe, pero sacude su cabeza- No, no me puso en eso. Sólo soy curioso. ¿Entonces, lo harás?-

Bill sonríe pesadamente y deja escapar un suspiro por su nariz, agrandando sus fosas ligeramente. Odia cuando la gente menciona ese completo negocio del matrimonio, le hace sentir como si tuviera que tomar una decisión en ese preciso momento. Si dice no, estarán demasiado curiosos del por qué, pero si dice si estará arruinando su propia vida –No lo sé-

-¿No sabes?- James repite e inclina su cabeza hacia un lado, tratando de lucir medianamente interesado en esta conversación.

Su hermano mayor deja escapar otro suspiro y comienza a retorcer sus manos juntas nerviosamente mientras comienza a hablar –No, no lo sé aún. No la conozco lo suficiente para dar una respuesta propia-

-Oh, Ok, creo que te entendí- James responde calladamente, cayendo en el silencio.

Los dos hermanos se sientan allí por un par de minutos, ambos sumidos en sus propios pensamientos y ahogados por sus propias preguntas.

-¿La amas?- El menor pregunta después de que unos minutos han transcurrido.

Bill no sale de su mutismo por la pregunta ni se mueve. Se queda sentado en la silla con sus piernas extendidas, sus brazos cruzados contra su pecho y sus ojos permanecen enfocados en cualquier separación del piso de madera –No- Replica. Después de todo, sólo la conoce por un par de meses, siendo positivos. Nadie puede enamorarse forzadamente así de rápido. Aunque desea nunca estar envuelto con la joven dama, para evitar cualquier sospecha agrega con suavidad –Al menos no aún-

James asiente entendiendo la respuesta, pero su gesto pasa inadvertido mientras Bill continúa mirando en la distancia. No desea casarse, especialmente no con ninguna muchacha que su madre le ha elegido.

El ya está enamorado, aunque es con la única persona que nunca podrá estar públicamente, al menos no es este día y época.

-¿Bill?-

-¿Sí, James?-

-¿Es posible que dos personas del mismo sexo se enamoren?-

*-*

 

Notas finales:
Que metiche James!! Lo sé, lo sé…. Celebrando el regreso a clases (más bien dicho, rumeando) les traigo el capítulo; sin ofender o algo, pero ya me aburrí de traducir X.X Pero sigo en ello, así que no teman que la historia no corre peligro… Y ya, creo que sólo falta un capítulo de esta situación…. ¿se dan cuenta que llevamos 3 capítulos en el mismo día y nada bueno a salido de ello? Oh, y espérense a lo que viene XDD ah! Y gracias por los favoritos ^^

¿Cómo responderá Bill a tan directa pregunta?

¿Tom podrá cumplir su promesa?

¿James le dirá a su mamá?

Si Bill se encontrará cara a cara con Vin Diesel y este le declara su amor ¿Bill cambiaría a Tom por él?
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 38 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 53 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 134 Comentarios