¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +

3.- Like Having the World at Your Fingertips

(Como Tener a el Mundo en la Punta de tus Dedos)

*-*

-Tom, amigo ¿Qué diablos?- Georg grita después de Tom, trotando para alcanzar a su amigo que camina rápidamente unas cuantas yardas  más delante mientras vagan por las calles de la ciudad durante la tarde -¿A dónde demonios vamos?-

-Ya te dije- Dice Tom rápidamente, ni siquiera mirando a su amigo.

-No, tú me dijiste alguna mierda respecto al parque y entonces… rayos, no sé, algo que sonó como viaje en el tiempo-

-Sí, exacto-

-Tom- Georg dice advirtiéndole, rodando sus ojos con escepticismo. –Una cosa es desear regresar en el tiempo para estudiar para un examen, pero eso no fue más que una ilusión. Otra cosa muy diferente es que empieces a decir que has viajado a través del tiempo-

-Lo he hecho- Dice terco, su ego brillando.

-Tom ¿en serio?- Pregunta Georg con burla, incapaz de contener el rodamiento de ojos que le sigue.

-Sí, en serio. Te dije la historia, elegiste no creerla- Tom contesta simplemente, como si eso lo explicara todo.

-Bien, pero en el nombre del cielo ¿a dónde me estás llevando? Y no me digas que vas a asesinarme en algún callejón oscuro todo porque no quise creer la loca, to—

-Vamos al parque- Tom dice, interrumpiendo a su amigo mientras entran a la familiar y vieja parte del parque.

-¿por qué?-

-¿Tú por qué crees, Georg? ¿Escuchaste tan siquiera mi historia?- Tom pregunta, deteniéndose repentinamente y girando a ver a su amigo, mirándolo directamente a los ojos.

-Sí, pero-

-No peros. No me creíste, ahora voy a mostrarte-

-No estás hablando en serio- Murmura Georg para si mismo mientras Tom se gira y continua caminando la trayectoria hacia la vieja y olvidada parte del parque donde usualmente pierden el tiempo después de la escuela. Él sigue a Tom en silencio, los dos muchachos caminando unos pocos pasos dentro del parque y deteniéndose cuando llegan a la familiar mesa de madera de picnic, el banco y la tabla llena de astillas.

Tom se detiene y mira alrededor, deteniéndose en Georg.

-Bien, estomas aquí. ¿Ahora qué?- Pregunta Georg impaciente, preguntándose si su amigo realmente a tocado fondo.

Tom gira su cabeza y da un vistazo completo al área que les rodea.
Se detiene, su cabeza mirando a lo lejos en la distancia, sus ojos atrapados en una vieja pipa.

-¿Qué es eso?- Georg pregunta, realizando que nunca la había notado antes.

-Eso es eso- Dice Tom calmadamente, su voz casi un susurro mientras lentamente camina hacia la pipa, sus pies arrastrándose debajo del él como si caminara dormido hacia el objeto, siendo atraído pos su sobrenatural poder.

-¿Eso es eso? ¿¡Qué es eso!?- Georg casi grita, siguiendo molesto a Tom a través de la hierba muerta.

Los dos muchachos se detienen alrededor de la pipa negra, mirándola como si fuera una pieza de arte.

-Esto es eso,- Tom responde tranquilo, alcanzando y poniendo sus dedos sobre la superficie fría.

Georg jadea cuando la mano de Tom hace contacto con eso, la mitad de él esperando que algo completamente fuera de lugar sucediera.
Pero nada sucede.
Todo permanece de la misma manera y Tom levanta su cabeza para mirar a Georg, una ligera sonrisa aparece en sus labios.

-Déjame mostrarte- continúa Tom, su voz extrañamente suave y soñadora.

Él no puede evitarlo, aunque quisiera.
Mientras permanece allí, su mano sobre la pipa, segundos antes de su viaje, su mente huye.
Todas los recuerdos del día anterior regresan a él, reproduciéndose en la pantalla negra de su mente como una película.

El hermoso jardín, la enorme casa, todo luce como si saliera de un libro de historia, y sobre todo, él no podría olvidar a Bill o el Sr. Trümper

Ese muchacho…
Había algo acerca de él que lo hacía interesante, algo que hizo que Tom girara su cabeza para verlo por segunda vez.

Y Tom no puede apartar la sensación de su corazón acelerándose mientas considera regresar por una visita.
Sólo una corta, pequeña visita, no podría herir a alguien.

Después de todo, él se fue sin tan siquiera decir un “gracias”.
Y eso es muy rudo ¿cierto?

-Tom, eso es una pipa- Georg indica francamente, mirando a su amigo con una ceja enarcada -¿Qué exactamente estás insinuando?-

La sonrisa en la cara de Tom se amplia, sus labios curvándose en las orillas como si escondiera el mejor secreto guardado del mundo, entre sus dedos.

-Es más que una pipa- Tom susurra, sus palabras volando a través de la ligera brisa mientras el sol de primavera cae sus cuerpos.

Georg cruza sus brazos y piensa por un minuto antes de suspirar y sacudir su cabeza en asombro.
-Oh, correcto- dice- Este es la cosa del portal del tiempo, ¿cierto?-

La sonrisa de Tom se agranda, asintiendo ligeramente -¿uh-huh?-

-Tom, pienso que tenías razón. Realmente estás perdiendo la razón lentamente. Hombre, ¿Qué pasó?-

Tom deja salir un suspiro de fastidio y mira directamente a los ojos de Georg.
-Mira, no estoy mintiendo. Y no estoy loco. Te mostraré- El responde a la defensiva, no esperando rendirse sin pelear.

Georg está silencioso por un momento antes de que su curiosidad tomara lo mejor de él y pregunta -¿cómo?-

Tom mira a la pipa, pensando por un momento.
-Toma mi mano- Dice, mirando de regreso a Georg, extendiendo su mano con la palma hacia arriba.

-Hombre…- Georg dice, mirando detenidamente la mano de Tom como si fuera una venenosa araña esperando para enterrar sus dientes en su jugosa carne.

Los dos muchachos se miraron uno al otro durante un momento, ninguno de los dos moviéndose una pulgada mientras el viento soplaba contra ellos.
Tom trata de convencer a Georg con sus ojos, y Georg está meramente buscando por la tuerca perdida que se le ha caído al cerebro de Tom.

Georg suspira y mira al piso, rompiendo el contacto mientras agita su cabeza suavemente.
-No, Tom ¡estás mal! Esto es estúpido. No puedo creer que me hayas traído tan lejos. Digo, maldición, pensé que yo era el que suponía está loco y ahora tu vienes y de repente dices que has viajado 100 años en el pasado tocando alguna pequeña y vieja pipa y ¿esperas qué te crea? Porque, en serio, no es demasiado bueno para ti, especialmente cuando te golpea tan fuerte que ahora estás más loco que yo. Digo, Tom, esto es insano-

Georg pausa mientras levanta su cabeza de la tierra, mirando después de sentir una inmensa ráfaga de viento batir contra su cuerpo.

Él mira, esperando ver la fastidiada cara de Tom que siempre pone cuando Georg se sale por la tangente.
Pero sus ojos encontraron nada más que los arbustos 20 yardas a lo lejos, ni un signo de Tom.

-¿Tom?- él pregunta dócilmente al aire, girando su cabeza de lado a lado en vano. –Tom, vamos, No es gracioso. ¿Adónde te fuiste?-

No hay respuesta aparte de la ligera brisa y un crujido de las hojas de los robles cercanos.

-¡Toom!- Llama con voz irritada -¿lo siento?- Trata con un tono más suave, como si su disculpa trajera de regreso a su amigo de… a dónde sea que se haya ido.

-Maldito seas, Tom- Murmura Georg muy bajo mientras se pasea cerca de la mesa de picnic y se tumba sobre la hierba, yaciendo sobre su costado y observando el área donde la pipa está saliendo de la tierra, parada con sus 3 pies de alto mientras la pintura que luce fresca destella con la luz del sol.

Suspirando, mira por unos momentos antes de hablarle al aire, como si Tom pudiera oírlo y  no hizo nada más que ponerse una capa de invisibilidad.

-Vamos, Tom, digo, sé que estuve despotricando y todo pero esa no es razón para desaparecerte de esa manera, joder. Sé que fui muy ruidoso al despotricar y todo eso, pero seriamente, no estaba tan ido para no notar que caminas lejos de aquí o no escuchar que alguien viene y te rapta frente de mí. No estoy tan ciego o sordo… Tú, sólo, te desapareces, hombre. Amigo, ¡no es lindo, no es nada lindo, Tom!-Grita al viento mientras esté aparece otra vez, golpeando contra su piel con una pequeña briza, causando al adolescente tiritar.

Los ojos de Georg se agrandan y su quijada casi toca el suelo mientras ve a Tom reaparecer en la pipa, su mano aún tocándola mientras recobra el equilibrio y mira alrededor del parque, casi aturdido.

-¿T-Tom?- Georg pregunta débilmente

Tom gira hacia su amigo, soltando la pipa y caminando hacia él, una maldita mueca sonriente plasmada en su rostro.

-Te lo dije- Es todo lo que dice Tom con voz satisfecha mientras se deja caer en la banca al lado de su mejor amigo.

Georg no hace nada más que sonreír ante el enorme ego de Tom -¿a dónde jodidos fuiste?-

-1908-

Georg deja salir una risa insegura, girando su cabeza para mirar a Tom, una mirada escéptica en su rostro.

-No, en serio, realmente ¿a dónde fuiste, hombre? Tú sólo, como… desapareciste- Trata de nuevo.

Tom ríe y golpea a Georg en el brazo de manera amistosa –Te he dado mi versión de la verdad- Replica simple, una sonrisa sincera en sus labios.

Georg suspira por la treintava vez en ese día y conecta sus ojos con los de su amigo –Realmente esperas que crea que tu solamente viajaste 100 años en el pasado?-

-Sí, y mucho-

-Esperas que crea eso, solo así, ¿sin preguntas hechas?-

Tom no puede ayudar pero se ríe mientras se levanta, Georg haciendo lo mismo.
-Intente llevarte conmigo pero te rehusaste-

-Porque pensé que estabas mintiendo- Georg dice suavemente, siendo honesto.

-¿Pero ahora me crees?-

-Bueno… No-

Tom libera un pesado suspiro y camina de regreso a la pipa, indicándole a Georg que lo sigua, y lo hace.

-Bien, volvamos a intentarlo, Georg- Tom indica, mirando hacia la pipa negra.

-¿Qué… qué quieres decir?-

-Si no me crees, entonces tengo que mostrarte- Tom dice simplemente, como si los viajes en el tiempo se volvieran la más conocida y simple forma de viajar incluso antes de verlo o experimentarlo.

Tom ríe ante la imagen de espanto en el rostro de Georg, la cara de su amigo palideciendo mientras mira la pipa en el suelo con ojos enormes, sacudiendo su cabeza ligeramente.

-Georg, compañero, vamos, tú no te das cuenta de que algo cambio hasta que miras y notas que todo es diferente. No hay nada ahí para que te hagas pís en tus pantalones, ¿de acuerdo? No vas a morir o tus moléculas no se van separar o mierda como esa- Tom dice tranquilizadoramente, tratando de persuadir a su amigo de ir con él.

-¿Cómo sabes eso?- Georg pregunta con voz asustada.

Inflando sus cachetes mientras deja salir un profundo suspiro,  Tom replica sinceramente –Está bien, no sé que les pase a tus moléculas cuando esto sucede, pero no morirás, lo sé muy bien. Y no vas a pasar por algún tipo de mutación rara, entonces no hay nada de qué preocuparse. Vamos, Tienes por lo menos que echar un vistazo al pasado… Digo, parece como esas pinturas de nuestros libros de historia, sólo que mucho más… real.-

Georg medita sobre las palabras de su amigo por un momento, sopesando los pros y contras, imaginando todos los posibles finales de lo que podría salir mal.

Uno de los asuntos más importantes que sobresale: podríamos quedar atrapados en 1908
Eso es, asumiendo que Tom no esté mintiendo.

Todas las posibilidades lo están sobrecargando, sacude su cabeza y camina hacia atrás, mirando primero a la pipa y entonces al rostro confuso, y aún en desacuerdo, de Tom.

-No- Dice al principio, tomando unos cuantos pasos más hacia atrás. –No, Tom, quizás no estás mintiendo, pero aún… asumiendo que no lo haces, ¡no puedes sólo regresar cuando quieras cada vez que sientas que quieres hacerlo! ¡Piensa en el espacio-tiempo continuo o lo que sea que lo llamen! No puedes ir brincando de ida y vuelta, llevando tus ropas gánster del siglo XXI y hablar contigo, ¡piensa cuanto podrías cambiar la historia completa de tu mundo! Digo, Dios mío, podrías tomar algo de hoy en día, llevarlo de regreso entonces decirles cómo funciona, cómo se hace, y ¡bam! Antes de que lo sepas, ¡repentinamente tendrán celulares en 1910! ¡Tom, no puedes hacer eso! Piensa cuanto estás arriesgando, ¡arruinando la historia como la conocemos! Demonios, estoy hablando como un loco, pero honestamente, si no estás mintiendo, y estoy comenzando a sentir que no lo haces, y asumiendo que no estás totalmente loco, ¡entonces podrías alterar la historia sin ni siquiera saberlo!-

-Georg… hombre, cálmate… No estoy tratando de cambiar la historia- Dice Tom suavemente, alejándose de la pipa y caminando hacia su amigo.

-¡Bien, qué bueno! ¡Porque no deberías! La historia es llamada historia por alguna razón, Tom, ya pasó, está hecho, está terminado, completo ¡cómo demonios quieras llamarlo! Pero el punto es, ¡la historia no se supone que cambie!-

Las palabras finales de Georg se mantienen en el aire por unos momentos antes de desaparecer en la ligera brisa.

Los dos muchachos se miran fijamente por un momento, la boca de Georg ligeramente abierta mientras recupera su compostura después de otra diatriba, Tom permanece allí casi mudo de asombro.

-Seré cuidadoso- es la única respuestas que Tom puede manejar decir con voz casi silenciosa, como un pequeño niño tranquilizando a su mami después de ser regañado por correr por la calle tras un balón sin haber mirado a ambos lados primero.

-¿Estás diciendo que vas a regresar?- Georg pregunta con incredulidad –Tú lucias casi alucinado acerca de esto en la mañana y ¿ahora estás hablando de regresar?-

Tom sólo se encoge de hombros –Quizás no hoy, pero alguna vez-

-¿por qué?- Georg habla después de un momento.

Tom está en silencio por un momento, mirando de regreso a la pipa y entonces de regreso a su amigo. Su sonrisa descarada jugando entre sus labios mientras responde -Es como tener al mundo en la punta de tus dedos-

**

Algún tiempo ha pasado y Tom ha sido un buen niño, permaneciendo en el siglo XXI a donde pertenece. Si las cosas fueran a su manera, el habría salido a escondidas la otra noche por un pequeño viaje en el tiempo, pero Georg casi lo había puesto bajo arresto domiciliario. En serio, cada vez que Tom mencionaba que iría a algún lado, él conseguía que su amigo aumentara la seguridad.

Pero no podría evitar ser curioso y entusiasta por regresar.

El pensamiento de regresar le hace sentir mariposas en su estómago volando como puras maniáticas.

Cuando Tom se queda dormido en la noche, la mayoría de sus sueños consisten en él regresando a los casi años de 1900.
Y la mayoría del tiempo, sus sueños involucran a Bill.

Sí, él sueña sobre Bill, o el Sr. Trümper, el hermoso joven quien guió a Tom durante su primer viaje al pasado.

¿Por qué?
No está seguro.
Hay algo acerca de Bill, algo que lo hace permanecer en la mente de Tom, algo que no es que el hecho de que este viviendo un siglo atrás, pero aún, hay algo ahí que Tom no puede ignorar.

Es un sentimiento como si necesitara verlo sonreír, como si la sonrisa brillante de Bill pudiera hacer a Tom temblar como una pila de pudín.

Quizás esto es como cuando haces un amigo, al menos cuando no puedes verlo todos los días.
Quizás tu mente se deshace en encontrar formas de impresionarlos, maneras de entablar amistad con ellos.

Sí, eso debía de ser, Tom decide.

Y Bill es la única cosa en la que Tom piensa mientras camina a través de la puerta de entrada de su casa con el amanecer.
Esta vez, él fue más inteligente para dejar una nota a su familia, simplemente diciendo que estaría afuera por casi todo el día.
Evitando el último escalón y brincando sobre la banqueta, camina rumbo al parque, trotando de vez en cuando mientras detiene sus pantalones, peleando contra la gravedad.

Claro que aún tiene que regresar en sus ropas normales de gánster; no tiene nada que se parezca a la ropa de 1900.

Quizás tenga que pedir prestadas algunas ropas de Bill otra vez.

Me pregunto si todo será de la misma manera Se pregunta a si mismo mientras comienza a caminar por el vereda de guijarros del parque.

Se sonríe a si mismo mientras llega a la familiar y vieja parte del parque, sus ojos inmediatamente atraídos por la negra pipa.

Caminando hacia ella, permanece ahí por un momento,  sólo mirando mientras se imagina que lo espera al otro lado.

Él agarra la manija con su mano derecha y la agita violentamente, la única manera que ha logrado que funcione las otras veces.

Su sonrisa se agranda cuando siente la misma ráfaga de viento, y entonces mira a su alrededor .

La astillada mesa de picnic ya no está, los largos robles han sido reemplazados, y la hierba muerta está fresca y joven.
Está en medio de un hermoso jardín otra vez, arbustos verde brillante y preciosas flores matizadas de rosa, blanco y morado brillan a su alrededor.

Su cara está estática mientras mira alrededor del jardín como un chico perdido que finalmente regresa a casa. Se siente tan bien estando ahí, y su cuerpo continua trayéndolo de regreso, como si le dijera que pertenece aquí, no importa cuán fuera de lugar se siente.

-Disculpe, señor- Una voz familiar suena detrás de Tom, sonando casi fastidiada antes de pausar -¿t-Tom?- La voz pregunta después de un corto momento de silencio.

Tom se gira lentamente, saboreando el momento mientras se encuentra cara a cara con Bill unas cuantas yardas lejos, encontrando sus ojos con el hermoso muchacho.

-¡Oh mi dios, Tom! -Bill grita feliz mientras corre y abraza a Tom como a un viejo y perdido amigo.

Tom se queda estático por un momento, pero enlaza sus brazos alrededor de Bill, regresando el abrazo.

-Hey- es todo lo que es capaz de decir mientras se separan uno del otro.

La sonrisa en el rostro de Bill no tiene precio, como un pequeño niño recibiendo un regalo de cumpleaños anticipado.
Y la sonrisa de Tom es casi similar, para ser honestos.

-¡Regresaste! Ha sido, oh, no estoy seguro, pero al menos siete días, ¿estoy en lo cierto? Casi pensé que quizás te habías ido para siempre, pero supongo que James estaba en lo cierto. Él ha estado diciendo que tú regresarías- Bill dice suavemente.

-Sí, bien, aquí estoy- Tom responde lamentablemente, incapaz de encontrar una mejor frase.

Bill se ríe entre dientes antes de responder –Sí, aquí estás, de regreso en tus horribles ropas, ya veo. Necesitamos arreglar eso.-

Sin otra palabra, Bill se gira sobre sus talones y camina de regreso a la enorme casa de piedra, indicándole a Tom que lo siguiera, lo que él hace de buena gana.

Como sea, esta vez, Bill y Tom no estuvieron solos como lo estuvieron la primera vez que se encontraron.
Su pequeña escena afuera en la mitad del jardín no fue para ellos solamente.
No, todo lo contrario, dos pares de viejos ojos estuvieron mirando su demostración de amistad a través de la ventana de la sala.

*-*

Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 38 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 53 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 134 Comentarios