¡Ayúdanos a mantener SlasHeaven con tus donaciones!

Si te gustan los originales, regístrate aquí para recibir alertas de actualización



¡Recomienda la historia a un amigo!
- Tamaño de texto +

EPILOGO

31.- Basament Clutter

(Desorden en el Sótano)

*-*

Ella suelta un pesado suspiro mientras arrastra sus pies por la alfombra de los escalones chirriantes que bajan al oscuro sótano. Es mediodía, ni siquiera una media ventana adorna las paredes del deprimente sótano lleno de cosas amontonadas. Saltando el último escalón, sujeta su mano del poste que está a la izquierda de las escaleras y con cuidado se inclina hacia delante, moviendo su mano derecha intentando buscar a ciegas por la cadena de dos pulgadas de largo que sabe esta colgando de un foco muy a su alcance.

Como sea, le resulta difícil alcanzarlo dado que su brazo de catorce años aún no ha crecido lo necesario.  Mientras sus dedos rozan las bolitas de metal, se detiene y agarra la cadena entre los nudillos de su dedo índice y medio, jalando una vez para iluminar el sótano con una ligera luz que parpadea esporádicamente hasta que finalmente se queda encendida.

Revisando la espaciosa habitación, se rasca la cabeza ausentemente cerca de su coleta de cabello castaño y hace una mueca ante la vista que tiene enfrente.

Es un desorden, eso es todo lo que es.

Hay muchas cajas apiladas en lindas columnas por toda la habitación, algunas contra la pared, otras recargadas con el primer sofá de su padre y algunas ahí solas, puestas en medio en lo que podría llamarse una isla.

 —Piensas que esto es mucho, deberías haber visto el sótano de mi abuelo— Tom le había dicho la última vez que ella se había preocupado  por quejarse del tiradero. Su sótano no es tan genial, se había quejado con sus padres, porque, después de todo,  la mayoría de sus amigos habían terminado con sótanos con mesas de billar y videojuegos de la vieja escuela y pantallas planas en tercera dimensión y sillones y bean bags antiguas y… bueno,  ninguno de esos eran un montón de riesgos de incendio, no como este.

Frunce el ceño mientras se quita el fleco de los ojos y trata de pensar en el mejor lugar para comenzar. —Sí ayudas a limpiar el sótano, ya veremos que podemos hacer para arreglar ese lugar, ¿de acuerdo? — Bill le había ofrecido la semana anterior.

Después de un momento se decide por una tarea simple – dos montones muy pequeños de cajas. Esas lucen más cuidadas que las otras cajas, siendo bien guardadas y cuidadosamente apiladas fuera del camino del codo de alguien que caminara en el sótano.

Con un gruñido, quita la primera caja de la pila, la coloca en el suelo de cemento pintado de rojo y sopla la capa de polvo de la tapa, tosiendo sacude su mano frente a ella cuando el polvo se le regresa y la hace estornudar.

Quitándose de encima el polvo, se arrodilla junto a la caja y levanta las tapas. Un suspiro  se le escapa de lo profundo de sus pulmones mientras mira el contenido – más desastre. Parece como si alguien, probablemente Tom, simplemente hubiera agarrado un montón de reliquias familiares (algo más como recuerdos) y las hubiera aventado en la caja a esperar a que alguien más las ordenara en el futuro, Típico, piensa mientras las revuelve, encontrando sólo viejos juguetes, unas cuantas fotos enmarcadas y ropa que no se atreve a tocar.

Poco impresionada, empuja la caja unos centímetros más allá y arrastra la caja que estaba abajo hacia el ahora espacio vacante frente a ella. No teniendo que preocuparse por que hubiera polvo arriba de esa caja, abre las solapas de cartón y no puede evitar fruncir el ceño.

—Tan aburrido— murmura para si misma y saca una fotografía enmarcada que estaba justo encima. Se ha borrado de estar en un lugar donde el sol la podía tocar por tanto tiempo antes de volverse residente en esa caja. Colocándola a un lado, saca más fotografías. Los sujetos parecen ser los mismos en todas las fotos, dos de los cuales son Bill y Tom. Con los otros tiene problemas en decidir quienes son. Algunas veces una mujer está presente, otras un señor más viejo, y en otras hay un muchacho que claramente ha envejecido a través de las fotos. El niño luce familiar, pero no puede ubicar su rostro.

Poniéndola a un lado, toma más fotografías y casi las deja caer cuando el montón demuestra ser muy grande para que las pueda agarrar. Los marcos resuenan juntos mientras caen de nuevo a la caja. Cuando se acerca para recogerlos, algo le llama la atención, algo que se ha caído de la seguridad que ofrecen los marcos.

La toma entre sus dedos de una orilla y la acerca.
Es un descolorido sobre, nada muy excitante de observar.

Peor mientras lo gira entre sus manos, se da cuenta que no está dirigido a alguien y que aún está sellado.

Figurándose que no le hará mal a nadie si se abre y revela su contenido, desliza su dedo pulgar debajo de la esquina de la tapa pegada y la abre, llena de curiosidad. Una vez abierta, saca una sola hoja doblada tres veces.

— ¿Una carta? — Se pregunta a si misma y la desdobla, la confusión  arrugando su entrecejo.

Mira las primeras líneas y no encuentra a quien vaya dirigida o destinada la misiva. — ¡Ey, papá! — Grita sobre su hombre con voz lo suficientemente alta para que la escuchen en el piso de arriba, pensando que probablemente él tenga la respuesta a qué sea eso. Son sus cosas de todos modos, deberían saber.

Junio 10, 1917

Mis más sinceros saludos al lector que haya encontrado esta carta, aunque no tengo duda de que eres alguien de la familia. Qué día es ahora, dónde sea que estés en este momento, no tengo la más ligera idea. Por lo que sé, esta carta podría no ser abierta hasta el cuarto milenio, si el mundo todavía existe para entonces. ¿Podría una carta llegar tan lejos? Sé que existen una buena cantidad de avances tecnológicos justo ahora en el 2017, y por lo que he escuchado nadie se preocupa más por cartas, al menos no en papel. Todo lo hacen vía… oh, ni siquiera recuerdo cuales son los artículos o los servicios que hay, pero sé que el papel ciertamente no tiene algo que ver.

Así que es el diez de junio de 1917, como lo es en el 2017. Tengo ahora diecisiete años y Bill y Tom tienen veintiséis años cada uno. Aún están juntos, por supuesto. Nunca tuve duda alguna de que estarían juntos por mucho, muchos años más, aunque Georg, lo sé, ha proclamado cierta duda antes. Supongo que le han demostrado que estaba equivocado, ¿o no es así?

Bueno, los vi el otro día. Les va fenomenal. Adoptaron a una pequeña niña, una adorable pequeña de seis años que habla con tal propiedad en su dialecto que avergonzó a los adultos en la agencia de adopción, según Bill. Es una pequeña cosita con unos curiosos ojos almendrados que muestran una pizca de miedo y de asombro mientras camina por el mundo de ellos, viendo todo con la misma mirada alienígena y fascinada que Bill solía tener hace nueve años.

La agencia de adopción, por lo que Bill me ha dicho, dice que la policía la llevo. Estaba vestida en un delgado y andrajoso vestido viejo floreado en ese tiempo. Lucía inquieta, dijeron, y sonaba confundida. No tenía papeles, ni registros ni familiares vivos que pudieran rastrear. Ella decía que la última cosa que recordaba era que estaba paseando por el pueblo mientras su mamá hacía las comprar. Cuando le preguntaban por su padre, ella continuamente repetía —Papá está fuera en la guerra. Está peleando contra los tipos malos. — El problema es que no hay guerra justo ahora en el 2017, pero la guerra está arrasando en este momento en 1917. Tengo suerte de que aún no me hayan enviado a pelear aún, pero estoy seguro de que ese tiempo vendrá pronto.

Así que Bill y Tom han adoptado a la pequeña confundida quien repetidamente proclama que es 1917. La agencia dice que es una pequeña actriz y que tiene una imaginación muy, pero muy creativa desarrollándose. Aunque no estaría sorprendido si reportan una niña perdida con cabello castaño cerca de aquí en las semanas siguientes. De hecho, no me sorprendería si esa es la clave detrás de los casos de gente perdida, todo esto de viajes en el tiempo. Y dudo que la bomba de agua que esta en nuestro patio sea el único… oh ¿cómo debería llamarle? ¿Un puente? Realmente no tengo la más mínima idea.

Muchos lo llaman locura, una platica loca, pero se que no es así. Es realmente fascinante. Claro, nuestro árbol familiar quizás este un poco… entrelazado a primera vista, pero ya no luce tan bizarro. Bill estuvo aquí. Era de 1908. Pero ahora esta allá, viviendo un siglo más adelante simplemente paralelo al pasado.

Es realmente fascinante pensarlo ¿no? Dos siglos, dos tiempos ocurriendo exactamente al mismo tiempo, sólo que… paralelos uno de otro. Y como dos líneas paralelas, jamás están destinadas a interactuar, mucho menos tocarse. Pero esto es la vida, y es donde la diferencia entre las matemáticas  lo que dicen los libros ocurre. La vida es donde existen las excepciones a la regla, donde milagros inesperados ocurren de vez en cuando.

Y  Bill y Tom son la excepción e nuestro pequeño espacio en la vida. Son las excepciones, cada uno en su propio tiempo. Y juntos han encontrado su equilibro. Su pequeño lugar feliz en el mundo. Ellos viven felizmente en el año 2017, a cien años exactos de este momento, con una hermosa chiquita, a quien ellos han nombrado legítimamente Eleanor.

Ahora, ¿qué propósito tiene esta carta, te has de preguntar? Me he estado preguntando lo mismo, para ser enteramente honesto. Quizás esto no es más que una cadena de pensamientos inútiles y aleatorios que una carta realmente, porque no tengo consejo brillante o sabio que compartir, ni una tarea que tengas que completar.  Aunque por todo lo que sé, esta podría ser la primera vez que escuchas de esto de diferencias y viajes en el tiempo. Si es así, espero que no haya abierto la caja de pandora contigo y tu familia. Si lo han escondido de ti, ellos claramente tenían sus razones. O quizás tú ya sabías todo esto y sólo estoy repitiendo viejas noticias. Cualquiera que sea el caso. Te deseo lo mejor de lo mejor en todo lo que hagas.

Mis mejores deseos.
James Theodore Trümper

— ¿Qué sucede?

Ella brinca al escuchar la voz y mira sobre su hombro para mirar a Tom que está parado a mitad de las escaleras del sótano, inclinando su cabeza un poco para ver cual es el problema. Mira rápidamente la carta en sus manos y luego a su padre.

—Nada papa, yo sólo… no estaba segura de por dónde comenzar a limpiar— dice con una sonrisa cálida.

Tom continúa bajando otros dos escalones y logra ver mejor el sótano y unas cuantas cajas que su hija ha removido de la pared. — Bueno— dice y mueve una rastra detrás de su hombro. —parece que has encontrado un buen lugar por el cual comenzar ¿no es así?

Mirando la caja llena de fotografías, asiente. — Definitivamente es un muy buen lugar— acepta.

El padre tamborilea sus dedos en la baranda por un momentos mientras sus ojos escanean  el área de nuevo, sabiendo de las cosas que su hija esta encontrando, y de esas que aún están esperando  por sus jóvenes ojos. —Entonces— Retoma el tema después de un minuto, — ¿Estás bien aquí?

La hija mira de nuevo sobre su hombro una vez más, sosteniendo ahora una fotografía enmarcada entre sus manos. Una sonrisa adorna sus facciones mientras contesta rápidamente —Sí.

Mirando una vez más, Tom decide que es seguro retirarse. —Diviértete, Ellie— dice mientras continua caminando de regreso al piso principal. —Bill y yo bajaremos a ayudarte luego, ¿de acuerdo?

— ¡Está bien! — Eleanor responde mientras escucha la puerta del sótano cerrarse. Y con la misma fascinación y entusiasmo llenando sus ojos, las mismas emociones que una vez brillaron en los de Tom cuando descubrió por primera vez los diarios en el sótano de su abuelo, regresa su atención a las fotografías y otras herencias familiares guardadas en el sótano, esperando por el día en que sean descubiertas para contar su historia sin fin.

*-*

Notas finales:
N/T: Yo no quería que acabara, creo que le tomé cariño a esta historia a pesar de los 3 años que pasamos juntos.

En serio, muchas gracias a todos los que siguieron hasta el final, ahora toca activar la casilla "Completa".

IZZAP les agradece infinitamente que hayan leido su historia, ahora en español, y aún más a quienes también la leyeron en inglés. Está muy contenta del éxito de su historia y les manda montones de amor.

Así que, aquí termina este camino juntos, espero que decidan acompañarme también en Cupid's Chokehold.

Les mando un enorme abrazo y sin llorar mis amores.
Nos seguimos leyendo más adelante.

Devi Riddle Black
Debes INICIAR SESIÓN (login) o (registro) para poner un comentario.
Noticias
Recopilatorio Gratis "9 sonatas literarias!
Vamos a celebrar el Día del Trabajador con un nuevo libro homoerótico escrito por varias grandes autoras, algunas de las cuales las conocéis porque han publicado algunos de sus trabajos en slasheaven.

Son relatos cortos en los que hay de todo, misterio, romance, aventura… y todos y cada uno de ellos relacionado con una canción.

El título del recopilatorio es “9 sonatas literarias” y aquí os dejo los enlaces desde los que podéis descargarlos gratuitamente. Repito: ES GRATIS. Así que no sé a qué estáis esperando.

9 sonatas literarias


9 sonatas literarias


9 sonatas literarias




--Administrador en 01/05/14 - 09:03 pm 38 Comentarios
Guiones nick
Os pedimos que no utilicéis los guiones a la hora de poneros un nick, ya que está dando problemas cuando se ingresa en la cuenta y hay que cambiar el seudónimo eliminándolo.



Gracias por vuestra ayuda

--Administrador en 06/06/13 - 11:37 am 53 Comentarios
Nuevo libro:
Os queremos anunciar la publicación de un nuevo libro. Una historia original que está realmente bien y que merece que le demos un empujoncito

Esta es la web donde podéis encontrar el booktrailer y también los links donde se puede adquirir “Sangre y acero”

Os dejo un extracto del resumen, para ir abriendo boca: “En Fuego y Acero, la distancia entre el orgullo y el honor, la fuerza y la tiranía, el amor y el odio, queda reducida a cenizas por las intensas pasiones de sus protagonistas, que desafiarán incluso a su propio corazón para forjar su destino."

Fuego y Acero en Third Kind


--Administrador en 31/01/13 - 07:54 pm 134 Comentarios